Carta de una madre a su hijo

Carta madre a hijo

Hola cariño, hoy te dedico unas palabras para que sepas que el amor de mi vida no es tu padre ni es nadie más, simplemente eres tú. Porque has estado dentro de mi durante 9 meses en los que he sufrido, he llorado y he pasado por miles de momentos que sin duda, merecen la pena. Merecen la pena porque tú eres el resultado de ese proceso y no podría ser más feliz a tu lado.

El día que veas que me estoy volviendo más mayor, más pesada o más vieja, te pido por favor que tengas la misma paciencia que yo tuve contigo, trata de entender que vendrán épocas mejores y peores, pero quiero que sepas que siempre serás el dueño de mi corazón y siempre tendrás mi amor incondicional de tu lado.

Porque te digo sinceramente que eres la luz de mis ojos,  la luz de mis días y te acepto y siempre te aceptaré tal y como eres. Tienes muchos defectos pero tienes muchas más virtudes, veo en tu mirada mi pasado y veo un brillante futuro. Adoro todo de ti, desde tus gritos cuando te enfadas hasta tu suave y tierna voz cuando te calmas. Estaría toda mi vida a tu lado, incluso cuando estás tan enfadado que me echas de tu lado.

Sé que sabes lo que haces, porque sé que eres mayor. Pero quiero que sepas que siempre me tendrás a tu lado porque es un orgullo ver cómo creces y como mejoras cada día, en todos los aspectos de ésta, nuestra vida. Te amo cuando me haces feliz y te amo cuando tus errores me hacen sufrir, porque aún en los peores momentos siempre estás ahí para decirme… lo siento mamá. Eres grande, sigues creciendo y vas necesitando menos de mí, pero siempre podrás venir y pedirme ese abrazo que tan dispuesta estaré a darte.

Eres el mejor hijo que una madre podría tener y espero que nunca se te borre eso de la memoria. Sigamos disfrutando de la vida y teniendo futuros recuerdos que nos harán disfrutar del pasado, del presente y del futuro. Te quiero hijo.