Feliz cumpleaños mamá

Me siento orgulloso de algo en esta vida por encima de todo, y es de ser hijo tuyo mamá, de eso es de lo que me siento orgulloso. Hoy es tu cumpleaños y quería redactarte algo diferente, unas palabras de esas que llegan al alma cuando uno quiere. Creo que de hecho, la simple palabra “madre” es la más bella que puede pronunciar un ser humano, porque significa tantas cosas, tantos sentimientos, tanto amor… que la verdad, no puedo imaginarme algo mejor.

Me encanta pensar que en el amplio jardín de mi vida, la flor más hermosa, con las raíces más robustas y con la apariencia más perfecta, eres tú, madre. Porque las amigas van y vienen, pero las madres están siempre ahí, pase lo que pase y por encima de todas las situaciones. Eres insuperable mamá, eres diversa, sabes amar de mil y un formas, de hecho me has enseñado lo que es el amor verdadero y sé que no hay nada que se pueda comparar a ello.

Tu día en verdad no es hoy, sino que deberíamos de celebrarlo los 365 días del año. Porque lo das todo por todos, a veces ni siquiera te centras en ti porque piensas más en mi, en tu familia. Eres la mujer más especial del mundo, no sé qué sería de mi sin ti, de verdad te lo digo.

Tus brazos siempre se abren cuando necesito un abrazo, tu boca siempre sonríe cuando necesito un amigo, tu oreja siempre me escucha cuando tengo que decir algo y tus manos siempre me consuelan cuando derramos mil lágrimas. Incluso esos ojos tan bellos y sensibles de vez en cuando se endurecen cuando necesito tener algún tipo de lección de esas que sólo tú sabes darme. Tú amor me ha guiado en esta vida y ahora no puedo vivir sin él, a pesar de haber aprendido a ser independiente.

Te necesito en mis días, y me hace feliz saber que te tengo ahí para seguir moviendo el  mundo, nuestra vida, a nuestro antojo. Feliz cumpleaños mamá, eres grande, nunca lo olvides.