Para que llorar

para que llorar

 

Basicamente lo que dice el texto de la imagen. Tuve que llorar para aprender a sonreír, y también tuve que perder para aprender a ganar. Porque al final la pregunta que me recorre la mente ahora mismo y que apenas me deja disfrutar de la vida es… para qué llorar. Para qué llorar si puedo disfrutar, si puedo pasar el resto de mi vida riendo, haciendo cosas que me gusten y pensando en mi. Por qué preocuparme por otra persona o por lo que la sociedad dice que está bien, el casarse, tener hijos y compartir algo con alguien hasta la muerte.

No es así, o al menos no tiene por qué serlo. Hoy me siento diferente, con el valor que antes no tenía y creo que llorar por tí ya no me merece más la pena. El amor ha pasado a ser pasado, valga la redundancia. Me cansa estar pendiente de ti y que tú pases de mi, me agota darlo todo por ti para que me ignores o siempre tengas cosas más importantes que hacer. Es que es algo que me supera mentalmente… y ahora que hemos decidido dejarlo todo de lado, lo prefiero así, sinceramente. Porque… para qué llorar.

Para que llorar por alguien que no te valora lo suficiente, que no te aprecia como es debido y que cualquiera de tus gestos de amor, pasión o calidez siempre acaban siendo… menospreciados.

No puedo más con ello y por eso me he lanzado a redactar esto. Para que sepas que ya no, ya no eres todo lo que necesito en mi vida y no tengo porqué pasarme el resto de mi vida llorando por una persona que no se lo merece en absoluto. Yo te he querido, y mucho. Quiero que sepas que pierdes la oportunidad de compartir tu vida con alguien que vale un montón, a pesar de que muchas veces hayas intentado hacerme pensar lo contrario.

En fin, poco más que añadir. El amor es algo que viene y va, que va y viene y que a veces es muy irracional. Para que llorar más, me sigo preguntando…si ya no merece la pena.