Qué te mejores, amor

que-te-mejores-amorPara mi enfermo favorito:

Hola, mi amor, siento mucho que te hayas puesto malo justo ahora que estoy lejos para poder cuidar de ti. Es una pena y me rompe  el corazón no poder estar allí contigo para sufrir juntos esta horrible enfermedad, pero quiero que sepas que pronto espero estar a tu lado, no voy a tardar tanto como creía en volver a casa. Entre tanto, debes cuidarte mucho y quiero sepas que siempre estoy a tu lado, contigo, aunque no sea de manera física, sí lo estoy en espíritu y pensamiento. Las relaciones fuertes pueden superar  cualquier cosa y nada hay más duro  o problemático que una relación a distancia que nos parte en dos. ¡Y más ahora que estás enfermo!

Pero descuida, pienso escribirte todos los días, saber cómo vas mejorando y como estás cada día, no me separo de ti por gusto y lo  sabes. Cuídate mucho, conmigo o sin mí, debes ser fuerte y superar todo lo que el Señor te mande, pues nuestra  fortaleza surge de saber que de forma individual somos increíbles, pero juntos somos mejores. No te preocupes por mí, hazlo por ti en cada momento de día. Yo seré la que contacte contigo, para que no tengas que estar pendiente del teléfono ni de cualquier otra cosa que no sea descansar, recuperarte y mejorar  de este horrible bache.

Así que mi amor, te mando todo mi cariño, toda mi dulzura y mis pensamientos. Juntos estamos, aunque el tiempo diga lo contrario y ya verás como, casi con seguridad, para cuando  yo vuelva, ya estarás bien  y podremos disfrutar de un tiempo muy feliz juntos. Eso es una promesa: cuando vuelva será para quedarme a tu lado y no para irme de nuevo. La mala suerte ha sido  que nos haya cogido juntos todo esto. Aunque lo superaremos.