Quiero un beso

quiero-un-besoDesde lo más profundo de mi corazón:

Ayer me declaré. Me declaré a ti y pusiste la cara más rara que he visto en toda mi vida. Fue raro, casi como una puñalada en el pecho, pues yo esperaba de ti mucho, al menos comprensión o incluso un sentimiento parecido al que yo siento por ti, pero nada de eso. Nada de lo que yo me pude imaginar ocurrió. Me explicaste que nosotros estamos bien de amigos, que eso era la mejor manera de fastidiar todo lo que había entre nosotros, así que mejor sería que olvidáramos el tema y lo dejáramos estar.

Nunca creí que fueras tan cobarde. Yo he visto cómo me miras a escondidas, cuando crees que no te veo, y lo que sientes por mí es obvio y lo que no también. Pero el miedo a perdernos es mucho más fuerte que otra cosa, pero eso no va a pasar. Si tu y  yo lo intentamos será para siempre, sin fecha de caducidad, pero si, al final del todo, resulta que la tenemos, nunca lo haremos tan mal como para no volver a ser los mejores amigos. Al principio dolerá, pero habrá merecido la pena, te lo aseguro.

Así que de ti ahora mismo solo quiero una cosa: un beso. Sí, un beso pausado, bonito y sincero. El beso que ayer me negaste, y que hoy vengo a pedirte con toda la intención del mundo de que es lo mejor para nosotros, créeme. Si tras ese beso no quieres nada conmigo, lo aceptaré, me retiraré y seguiremos siendo tan amigos.  Pero si cambia tu forma de ver la vida, nos abrirá todo un mundo de sensaciones, de amor, de felicidad y de todo lo que hemos soñado. Nosotros juntos sin fronteras, sin miedo. Solo siendo nosotros.