Te quise como a nadie más

Hoy quiero decirte algo que nunca te dicho en persona:

Durante un tiempo nuestra relación no fue como tú creíste, fue muy distinta. Para ti éramos solo dos amigos que pasaban un buen rato juntos, solo dos personas que habían decidido ser amigos, pasar un tiempo juntos como hermanos y compartir todo de una forma fraternal. Tú me recogías, salíamos con otros amigos y también nos contábamos las cosas. Pero esa realidad era solo para ti, para mí no era nada parecido, para mí era algo muy distinto, era el paraíso, poder pasar el tiempo así contigo.

Sin embargo, llegó un día en que me di cuenta de que esa realidad era solo para mí, tú comenzaste una vida distinta, con una pareja que, con el tiempo, también se convirtió en mi amiga. No puedo odiarla ni a ella ni a ti, desde luego, pero sí sé que mi vida hasta que me di cuenta fue toda  una mentira, una ilusión que yo había creado para poder seguir pensando que tú sentías algo por mí, algo que, en realidad, nunca había pasado.

Y ahora que al fin me he dado cuenta, puedo abrazar  nuestra amistad y sincerarme contigo, ya que necesito quitarme ese peso de mi corazón. Te quise tanto, te quise como si nadad en el mundo fuera importante, a nadie más que a ti pude querer durante ese tiempo. Pero no te preocupes, eso ya pasó, ahora sé quien soy, quien eres y cómo nos queremos. Como amigos, como hermanos, como lo que siempre fuimos. Y te quiero a mi lado, como antes, como siempre debió ser. No te preocupes, ahora nuestra amistad es muy fuerte y pasará por cualquier cosa, incluso por este amor desesperado que no llegó a ningún sitio y que creo que fue mejor así. Sin lugar a dudas.