Besos calientes

cash-cover

Si quieres aprender a dar los mejores besos calientes, esos que te hacen volar, sentir que estás en las alturas y que estás a un paso de conseguir la felicidad total… no te pierdas estos consejos. Los besos calientes ahora serán parte de tu vida, pues serás un experto total si sigues estos puntos.

  • Gran Aliento – Esto es muy importante. No hay nada peor que besar a alguien con mal aliento. Si la cita consiste en tener algo para comer antes del beso caliente, asegúrate de que tienes un buen aliento.
  • Los labios húmedos – Debes de tener tus labios ligeramente húmedos cuando besas. Pasa tu lengua por tus labios una vez antes de besar. No uses el brillo de labios, ya que tiende a hacer que el beso demasiado pegajoso. Para esos besos calientes, tener los labios ligeramente húmedos hace que sea más fácil moverlos sobre los de tu pareja y te da a ti y a tu pareja una experiencia más agradable y lo que es importante, más caliente.
  • Posicionamiento – Mantente cerca de tu pareja. Muévete cerca de él o ella y inclina la cabeza ligeramente. Si puedes ver en qué dirección la cabeza de tu pareja se va inclinando, inclina la cabeza ligeramente en la dirección opuesta.
  • Cerrar los ojos – Justo antes de que tus labios se encuentran, cierra los ojos. Algunas personas prefieren dejar los ojos abiertos durante el beso. Pero hasta que no sepas lo que prefiere tu pareja, lo mejor es cerrar los ojos.
  • Labios abiertos – Abre la boca ligeramente y coloca tus labios sobre los labios de tu pareja.  A medida que los labios se encuentran, presionalos suavemente sobre los de tu pareja. Es posible que desees mover los labios en un movimiento lento, circular o dar unos pequeños mordiscos.
  • A la vez es clave tocar el cuerpo de tu pareja e incluso susurrarle al oído.

 

Todos estos pasos te harán dar el mejor de los besos calientes que se pueden dar. Son aquellos que involucran todos estos pasos y también mordiscos, partes con lengua y mucho más. El objetivo es siempre acabar con algo más después del beso, con esa sensación de felicidad absoluta que sólo uno de esos besos calientes pueden traernos.