Carta de despedida de relación

Esta carta es lo último que tendrás de mí:

Hoy te voy a hablar de mí, de lo que siento, de lo que siempre he querido decirte durante estos meses y que no he podido por todo lo que ha pasado. Me siento mal, contigo a mi lado me siento sola, abandonada y sin sentido en mi vida. No has sido un novio justamente bueno, no has sido el hombre que esperaba, la persona que me haría ser feliz y solo me has hecho miserable.

Por si no lo has notado, esta carta es para decirte adiós, es para dejarte, es para nunca volver a estar juntos. No somos una pareja, somos realmente dos personas juntas que no saben que hacer, que se hieren y se pelean, pero que nunca se han amado del todo. Me he intentado convencer durante tanto tiempo de que eso no era así que hasta estoy a punto de volver a hacerlo.  Pero ya no más, ya no más mentiras, ni tuyas ni mías. No somos el uno para el otro, no somos una pareja fantástica, no nos amamos, solo nos hacemos daño. Voy a quedarme con lo mejor que tenemos y no con lo peor, voy a intentar que lo bueno sea lo que nos quede.

Así que te quiero decir adiós con todo lo que tengo: mis sentimientos y mis palabras. Adiós parece determinante, adiós parece para siempre. Y así es como quiero que siga siendo.  Lo nuestro ocurrió y ya pasó. No seamos más así, no quiero ser tu pareja de nuevo, solo quiero que sepas que el tiempo pasado se esfumó y que nada más une. No volveré a ser tu novia ni nada por el estilo. Es lo mejor  para los dos, así que nunca más volveremos a vernos. Adiós.