Carta para mi novia de ocho meses

¡Qué día tan fantástico, mi amor!

Hoy puedo gritar al mundo que tu eres mi novia por ocho meses, mi novia de verdad, para siempre. Nos tomamos de la mano y somos felices, algo que antes parecía un imposible. Por ocho meses que llevamos juntos, yo llevo ocho meses enamorado de ti. No sabía si este amor, que parecía un patito feo dentro del mundo de los deseos, un día se convertiría en cisne y sería el amor más bonito del mundo, el que siempre quise tener, a tu lado y para siempre. Nosotros podremos hacer lo que queramos, tallar el destino a golpe de cariño y comprensión, pues así es como todo se hace: con amor.

La magia que hay entre nosotros es mucho más fuerte cuando tenemos confianza el uno en el otro. En el fondo, solo estamos tallando un árbol con la forma que más queremos: la de nuestra  relación. Que, aunque solo lleve ocho meses, para mí han sido los más felices de mi vida. Siento que estoy construyendo a tu lado un mundo distinto, más feliz, más bonito, más luminoso y con mucha  suerte, pues no ha sido fácil encontrarnos en el camino.

Me encanta saber que para ti también es así, que no hay. El destino no es quién guía mi actos, ahora solo los guio yo y es siempre contigo, a tu lado, por siempre y con el amor de tu vida. Nuestros ochos meses me han enseñado que no hay que perder  la esperanza, que siempre hay mundo mejor, un momento mejor, algo que nos llega al corazón y que no se va, un chispazo de alegría y un momento de puro amor y redención. Hemos hecho borrón y cuenta nueva, hemos decidido empezar juntos y abrazar la felicidad. Para siempre juntos.