De tu mano, hasta el fin del mundo

147

Soy de esas personas que creen que el destino es una fuerza que nadie puede llegar a manejar,

los días de nuestra vida están escritos, y las páginas de este libro, nadie será capaz de cambiar.

Hemos de ser conscientes de que nuestra voluntad, tan volátil, tan solo un segundo puede durar,

cuando las manecillas del reloj no se detienen, y el destino comienza a actuar.

Es por ese motivo que estoy seguro de que nuestro amor es algo que va a durar eternamente,

lo siento en mi alma, en mi piel, en mi cabeza, como un pálpito que cada vez es más fuerte.

De tu mano quiero recorrer el mundo entero, hasta el mismo final de todos mis días,

por que con tu sonrisa a mi lado, vas a poder ser la dueña de todas mis alegrías.