Duele el amor

hqdefault

 

El amor duele y mucho, porque no hay forma de estar siempre bien. Unas veces estás arriba y muchas otras estás abajo, sufriendo un dolor tan físico como real. Porque a pesar de ser simples sensaciones, sientes como si te retorciesen las entrañas o el corazón con un puño. Hoy nuestro amor esta en coma, porque no puede sentir para nadar, no puede percibir el aroma de esa ilusión que nos mantiene, que nos dejamos en cara rosa, en cada beso, en cada abrazo. Cuando no podemos vernos, cuando no podemos amarnos como quisiéramos… el amor duele, y es de verdad.

Cuántas veces he sentido un dolor en el pecho por no saber de ti, esa ansiedad extrema que me da cuando sé que no me contestas al móvil y no se por qué. Esos momentos en los que discutimos y dejamos de hablarnos durante un rato o durante unas horas… lo paso francamente mal y me duele todo, porque el dolor, como digo, se convierte en algo real. El amor contigo me aporta lo mejor de la vida, pero también me aporta momentos de sufrimiento e incertidumbre. Supongo que hay que soportarlo y y pasar por estos momentos, porque como todo en esta vida, todo lo que merece la pena cuesta y se hace valer. Para brillar a veces hay que sufrir y eso es lo que pasa en esta relación. De todas formas, no te preocupes, porque te quiero con todo el alma y con todo mi corazón. Nadie podría sustituirte o sustituir todos y cada uno de los sentimientos que me haces vivir.

El amor duele, como un bocado, como un pinchazo en el corazón, como el sentimiento de estar desamparado, abandonado sin un rumbo fijo y con la sensación de no encontrar el camino necesario para volver a vivir, para volver a ser feliz. Pero ahora todo cambia contigo, soy feliz y el amor me llena al 100%. Pero de igual manera tengo que afirmar con todas las de la ley que el amor duele, pero este dolor merece la pena si la relación es con la persona más especial del mundo, contigo, mi amor.