Eres música para mi corazón

165

Como de un orden que no conoce de reglas, cuando te veo suena música en mi cabeza: una mezcla de notas tan mágica y bella que ni el mejor compositor podría desvelar el romántico secreto que tras ellas se esconde.

Y es que el amor es un sentimiento tan fuerte y que se encuentra tan por encima de la condición humana, que aquellos que lo sienten no pueden hacer nada más que abandonarse a él y dejarse llevar, por que como marionetas nos dejamos guiar hacia un destino que en ocasiones no termina de la manera tan feliz que esperamos.

Pero contigo cada día se convierte en pura magia, no me importa ser un esclavo de tu voz, de tus besos, de tus murmullos, por que la dulzura que desprenden cada uno de tus gestos es algo que me llena de ternura y me envuelve entre los perfumes más dulces: en otras palabras, me siento como en el mismísimo cielo.

Además, es tan curiosa la manera en la que apareciste en mi vida que no puedo evitar sonreír como si fuera un niño cada vez que recuerdo la manera en la que te conocí.

Eras tan bella, tan joven, la primera vez que nuestras miradas se cruzaron, que no pude más que sentir como la flecha de cupido me atravesaba el pecho con su dulce estocada de amor.

Recuerdo que estabas tan perdida y tan preocupada, que no pude evitar acompañarte a tu destino, e invitarte a salir, quien me diría entonces que esa preciosa chica junto a la que caminaba se iba a convertir en la mujer ideal, la compañera de mis sueños.

Y hemos recorrido un largo camino juntos, pero sin embargo no quiero mirar al pasado, de tu mano quiero mirar hasta el futuro, para saber que continuarás a mi lado y que podremos disfrutar de una larga y próspera vida feliz juntos.