Espero tu llamada

102

Quizás esta no sea la mejor manera de pedirte perdón, pero hoy ha llegado el día en el que no puedo esperar ni un solo segundo más para pedirte disculpas, para decirte que te echo en falta, y que no hay ni un solo momento de mi vida en el que no piense en ti.

Existen muchas manera de saber perdonar, por eso quiero que cuando leas estas palabras sientas todo el arrepentimiento que anida en mi pecho noche tras noche y que me quita la vida: hace que me falte al aire, que no pueda disfrutar de nada y que me falte la risa.

Lo que hemos compartido ha sido una historia casi perfecta que terminó por errores y por falta de comunicación, por eso quiero abrirte mi corazón con estas palabras, para que sepas que no puedo dar ni un paso más sin ti, que me duele tu ausencia y se me clava como mil cuchillos en los más profundo de mi corazón.

Dicen que las cicatrices que deja un amor verdadero en nuestro cuerpo es algo que jamás llega a curar del todo, y así es precisamente como me siento, ya que sangro cuando tu no estás, las lágrimas acuden a mis ojos todas las noches y me duermo pensando en tu nombre y recordando todos los momentos que pasamos juntos.

Esta no es manera de vivir, pues tu ausencia me duele más y más cada día, por eso no puedo esperar ni tan solo un momento a saber como estás, como te sientes tú y si me echas de menos tanto como te echo yo a ti.

Me gustaría que supieras valorar el gran esfuerzo que he realizado al escribirte estas palabras y sincerarme contigo, por que te amo tanto que aún me cuesta pensar que no estás y que quizá no volverás nunca.