Feliz cumpleaños atrasado

Aunque sea un poco tarde, esta carta es para ti:

Perdona por no haberte felicitado antes el cumpleaños, podría darte mil excusas, todas ciertas. Como que pasé el día tan atareada en el trabajo que no tuve ni un momento para poder pensar en nada  más, que alarma del móvil no me sonó para poder felicitarte, que Facebook se equivocó de fecha o que lo tenía en la cabeza, en el pensamiento, y no tuve ni  un instante para hacer nada más. Pero bueno, seguro  que esto para ti no es algo que te gustaría saber, ya que tu mejor amiga debería haberte felicitado. Lo siento mucho, lo siento tanto que no sé cómo decírtelo de otra manera.

Como esto ha pasado así y no puedo hacer nada para poder arreglarlo más que pedirte todas las disculpas posibles, todas las que pueda. No sé como decirte que a veces me despisto y no estoy en las cosas más importantes y te aseguro que tu cumpleaños era una de ella. Discúlpame, no quiero que algo así nos separe, no quiero que te enfades de verdad. Vamos a pasar un día tranquilas, vamos a hacer lo que solíamos hacer antes de que todo se volviera complicado, de los niños, de las casas, de los trabajos, de los maridos, del mundo entero. Y vamos a ser felices las dos juntas. Te prometo que no te arrepentirás, pero no puedo prometer que nunca más vuelva a pasar, ya que mi vida cada vez es más complicada, es más loca, es mucho peor en ese sentido.  Dame una nueva oportunidad, no te prometo que no se me pase otra vez, pero sí que en algún momento pueda volver a pasar. Aunque nuestra amistad saldrá reforzada de esta, te lo prometo. Tú solo sé feliz conmigo un poco más.