Feliz día del maestro

¡Muy feliz día del maestro, profesor!

Hoy es un día para que tú, que has sido mi maestro por mucho tiempo, que has sido un ejemplo para mí, y que siempre has confiando en mi futuro, en que no siempre sería una chiquilla mimada que no sabe qué hacer con su vida. Pero, como profesor, me has inspirado en cada momento de mi vida y me has hecho pensar que siempre podría hacer lo que quisiera con mi vida. Y ahora estoy en el buen camino, he pensado mucho en lo que quiero, gracias a tus clases y a todo lo que me has dicho que sí, que podría hacer. Con los años he pasado por muchos momentos, pero tus enseñanzas han sido para mí como una guía.

Así que con esta carta quiero contarte todo lo que me ha pasado durante este tiempo que no nos hemos visto, pero que, gracias a todo lo que sé desde que me diste clase, me han servido: estoy haciendo lo que más me gusta, todas esas cosas que soñé hace años, cuando me dormía en tus clases y pensaba en todo lo que me gustaría ser, pues, gracias a tu apoyo y a que sabía que había alguien que siempre creería en mí, he luchado a cada momento de mi vida, en cada paso sabiendo que no estaba sola en el camino, ya que un día tuve un profesor que, sin importar lo que ocurriese, siempre tenía una sonrisa y un consejo amigable que darme. Yo soy la persona que soy en estos momentos gracias a tu sabiduría y la forma de hacernos creer que éramos capaces de hacerlo todo, que nuestro futuro era solo el que nosotros quisiéramos tener el mundo a nuestros pies. Así que gracias por todo, maestro, gracias a ti tenemos un futuro.