Feliz domingo, amor

¡Ya es domingo, mi amor!

El domingo puede parecer un día muy triste, ya que acaba la semana y pronto será lunes, pero eso  no es así cuando nos tenemos el uno al otro y nos amamos. Sin duda, antes de conocerte, cuando me levantaba los domingos pensaba que era una tristeza no poder tener a nadie a mi lado, pasar un día triste esperando a que llegase el principio de semana y sin poder estar con nadie a quién quisiera. Lo cierto es que, pensándolo bien, el domingo puede parecer un día triste.

Pero luego te conocí a ti, nos enamorados y ya todo cambió, todo fue a mejor, todo se modificó para mí y sin duda es mucho más fácil para mi saber que el domingo es fantástico, ya que puedo pasarlo  contigo. Desde que te tengo en mi vida, es genial saber que llegará este día y podré levantarme a tu lado, ver tu sonrisa y, en ocasiones, levantarme con el café recién hecho y con un desayuno maravilloso. Me encanta que cuides de mí.

Es por todo eso que hoy quería levantarte, en un domingo cualquiera, que ya , para nada, es triste, y poder darte los felices domingos, que sepas que siempre estoy contigo, que no me voy a ir pase lo que pase y que el lunes llegará, pero nosotros somos muy felices y podremos superar cualquier cosa. Vamos a pasar un día tranquilos, juntos y felices, pero con una sonrisa, pase lo que pase, te prometo que nunca nos llegara la melancolía del domingo o la tristeza del lunes.  Pues juntos es todo fantástico, así que gracias por tu compañía, por tu amor y por todos estos domingos juntos. Ya verás como estar juntos es la mejor decisión que hemos tomado juntos. Te quiero.