Feliz primer año mi amor

 

No te imaginas, en absoluto, lo muchísimo que me importa verte feliz. Esto es una carta para enamorar, y dirás…¿para enamorar, si ya lo estoy? Pues sí. Porque te tengo que decir que feliz primer año mi amor, feliz primer año de experiencias, de besos, de risas, de agonías en muchos momentos y de diversión en muchos otros. Soy muy feliz de tenerte a mi lado y por eso quería escribir estas palabras, para seguir enamorándote, para seguir dándote el calor que seguramente necesitas a diario. Porque el amor se cuida, y por ello no quiero dejar de decirte que no te imaginas lo mucho que mi importas, lo importante que eres en cada uno de mis días de mi vida.

Ha sido un año muy fácil a tu lado, incluso en las circunstancias más concurridas y más difíciles, hemos estado seguros y protegidos por este amor que nos une. Eso no es algo que pueda decir cualquiera, de hecho yo mismo no lo habría dicho hace tiempo, pero ahora que llevamos un año… sé que lo nuestro es real, es amor verdadero y se puede palpar con tan sólo mirarnos, con tan sólo tocarnos. Quería dejar claro que esto no es que sea muy pasteloso, sino que es algo romántico, salido de mi alma.

Porque como dice la canción de Cascada, cada vez que me tocas siento amor, cada vez que me miras siento pasión. Este a sido un primer año diferente, variado, repleto de cosas buenas pero también de malas. Lo bueno de las malas, que hemos aprendido. Lo  malo de las buenas, que uno se acostumbra muy rápida y fácilmente a esa sensación de estar en una nube, repleto de felicidad, y es difícil bajar de ella. Al fin y al cabo lo importante en esta vida es ser feliz, y de eso trata este texto.

Gracias por todo lo otorgado, gracias por todo lo que me has aportado hasta el día de hoy. Ahora tenemos una base bien grande hecha, así que sólo podemos crecer y seguir disfrutando como el primer día. Feliz primer año, amor.