Gracias por existir

Pues sí, a pesar de correr el riesgo de parecer una persona pedante o que expresa demasiado…creo que tenía que arriesgarme, porque no quería pasar un día más en esta vida sin decirte lo mucho que aprecio todo lo que haces, todo lo que dices y todo lo que me aportas. Porque creo que hoy es el día en el que debo decirte con letras mayúsculas, gritando a los cuatro vientos y compartiendo este texto, que de verdad, gracias por existir.

Gracias por hacerme feliz a diario, por darme todo y más, por estar en los momentos más bajos y también en los más altos. Gracias por darme calor, gracias por darme frío cuando lo necesito. Gracias por ser blanco cuando soy negra o ser negro cuando soy demasiado optimista. Porque sí, porque me compaginas a la perfección. Si estoy triste tú harás todo lo posible para hacerme feliz, y si estoy feliz, siempre estarás ahí para compartir la felicidad y agrandarla.

Por todos y cada uno de los momentos a tu lado brindaría hasta las mil de la noche. Brindaría por una vida a tu lado, por unas largas tardes de conversación hasta que llega la noche y estamos sentados o tumbados el uno al lado del otro. Pensando, tocándonos, riendo, besándonos, queriéndonos, hablando del futuro, del presente, del todo. Viendo las estrellas o viendo estrellas en nuestra pared, pero haciéndolo juntos, unidos. Porque en eso consiste el amor, el estar al lado de una persona en todos los momentos que la vida nos regala. Porque sí, a pesar del sufrimiento que a veces tenemos, la vida es un regalo y sobretodo la vida a tu lado. El oro que corre por mis venas es pura felicidad debido a tu presencia, a tu compañía, a tus besos, a tu calidez, a tu existencia. Por eso hoy he decidido no perder más el tiempo y por fin dedicar un buen tiempo de mi día en redactar estas palabras tan lindas a la persona más bella del mundo. Esa persona eres tú y sólo quiero decirte que gracias por existir, amor.