La que me gusta

 

la_que_me_gusta.jpg

 

Eso digo yo eh, quién te crees que eres para gustarme tanto. Pues sí, te puedes venir arriba, creértelo y todo porque tú eres la que me gusta. Tú eres la que me vuelve loco, la que me hace soñar despierto, la que me hace volar estando sentado, la que me hace respirar aún cuando me sumerjo en lo más profundo del mediterráneo. Una vida a tu lado es lo único que se me pasa por la mente ahora mismo y madre mía… me pareces espectacular en todos los sentidos. Tú eres la que me ha convencido a creer en el amor, a pensar que sí que se puede amar a alguien con esa locura y con esa chispa que necesitamos en nuestro día a día. Tú eres la que me gusta y no tengo más remedio que escribirte cosas bonitas para intentar conquistarte, cariño mío.

Pues así es, creo que el amor ha llegado a mi vida. Sí sí, estas palabras son tuyas. Me encanta hacerte reír, ¿sabes? y por eso me encanta vacilar y ser un poco travieso de vez en cuando, pero quiero que sepas que es porque me haces enloquecer de amor, de pura pasión, te lo juro.

Ese velero que iba sin rumbo bajo la tormenta y que fue rescatado por otro barco de rescate que tenía tu nombre. El velero era yo, y quien me salvó eras tú. Qué amor… que pasión, que persona tan perfecta, amigable, excitante, simpática, divertida y con esos temas de conversación que hace que no me aburra nunca. Es que no ha habido ni un sólo día en el que me haya dado por pensar que me aburro a tu lado, porque incluso cuando hace mal tiempo o no tenemos nada nuevo que hacer, siempre estás ahí para sacar algo interesante y hacernos disfrutar a ambos.

Quería vacilarte un poco con eso de que tú eres la que me gusta, de qué vas. Pero qué va, me tienes en una nube tan alta que me es imposible describir la felicidad que invade mi cuerpo cuando te veo. Un beso muy grande, amor de mi corazón.