Lágrimas de dolor

lagrimas-de-dolor

Mi querido amigo,

No sé ni porque te escribo, pero creo que es la mejor manera de poder decirte todo lo que siento: te echo de menos, muchísimo. Aunque creo que nuestra amistad ya no puede ser, hemos pasado por un punto en el que no podemos volver atrás, desde el día en que te dije que me gustabas, no he parado de llorar por tu negativa. Ahora echo en falta tus consejos, nuestras risas y confidencias, pues has sido el mejor amigo que nadie haya podido tener y yo lo rompí todo sin querer, o, bueno, queriendo algo más contigo.

¿Tan difícil es quererme? Ya no como novia, que me dejaste claro que no iba a poder ser, sino como tu mejor amiga de nuevo, puedo ser tu confidente y tu hombro, lo que quieras. Pero yo solo necesito poder cubrir este hueco que has dejado en mi corazón desde que te marchaste. Nadie ha llorado más por ti que yo, pero no por nuestro amor, que no puede ser, sino por lo que hemos pasado y no volverá. Quiero que sepas que todos estos años juntos han sido maravillosos y guardo un buen recuerdo.

¿No puede ser? ¿Crees que es imposible para nosotros hacer borrón y cuenta nueva? ¡Nadie los sabe! Ni tú ni yo somos personas que con facilidad hacen nuevas amistades, por eso separarnos es un error. Olvida mi confesión, olvida lo que te dije y vamos a quedar de nuevo, estoy convencida de que podremos, solo hay que intentarlo.

Y, ahora, me despido de ti, con mucho dolor por saber que no podré contar contigo de nuevo, pero ¿te lo puedes pensar? ¿Te costaría tanto hacerlo? Piensa que vida hay solo una y está para vivirla con las personas que te aman de verdad.

Nunca te olvides de mí.