Luchando por un sueño

155

La vida es un camino repleto de obstáculos: complicada, pero ella a su vez.

Todos aquellos que alguna vez hemos vivido la decepción de haber fallado en nuestros intentos por conseguir nuestros sueños, sabemos mejor que ninguna otra persona que necesitamos seguir aferrándonos a la ilusión, a la fé, sin rendirnos.

Yo he sido afortunado, y pese a que a lo largo de toda mi vida he cometido muchas equivocaciones, quiero aprovechar esta carta de amistad para dar las gracias a mis buenos amigos por haber estado siempre a mi lado, ya que sin ellos jamás habría podido conseguir todo lo que he conseguido.

Sois vosotros los grandes protagonistas de este sueño, un pilar fundamental en el que se mantiene mi espíritu, que sabe que siempre podrá ir en vuestra busca en cuanto lo necesite.

Esta es la mejor manera que he encontrado para daros las gracias a todos por estar ahí, por ayudarme a levantarme cuando me he caído, por ayudarme a comprender mis errores, y todas aquellas cosas que se interponían en mi camino y no me dejaban poder llegar a donde necesitaba.

Una amistad como la que compartimos es algo realmente especial: un sueño que también se convierte en realidad y que me hace un poco más feliz cada día que paso a vuestro lado.

En mi corazón habéis despertado sentimientos que jamás imaginé que podría sentir, motivo por el que me siento una de las personas más afortunadas sobre la faz de la tierra, capaz de cualquier meta que se proponga.

Gracias por haber estado a mi lado durante todos estos años, vosotros sois uno de los mejores regalos que la vida me ha entregado.

Doy gracias al destino por haberos puesto en mi camino.

Por vosotros, seguiré siempre luchando por un futuro mejor.