Mi mayor casualidad

214

Dicen que el destino es como un libro cerrado que no podemos abrir,

sin embargo siento como susurra el futuro, cuando mi corazón vuelve a sentir,

apareciste un día de otoño, en el que la niebla cubría el paisaje, tan gris,

y desde entonces no te he podido olvidar nunca: te llevo en lo profundo de mi.

Has sido mi mayor casualidad, apareciste casi por arte de pura magia,

¿Estarás aquí para acompañarme por siempre en el duro camino?,

¿Para que en las fiestas que están por venir brindemos juntos con vino?.

Un amor como este es como una bendición que nace en el corazón,

y te hace sentir muy fuerte, hasta podría llegar a perder la razón.

¡Mi amada!, cuantas noches te imaginé a mi lado para perderme en ti,

y darte poco a poco, todo lo mejor que hay escondido en mi.