Nadie como tú

Nadie-como-tu

Hola, mi buen amor.

Nunca te he dicho muchas cosas sobre mis sentimientos, pues sabes que soy una persona muy cerrada cuando tengo que hablar de ellos. No me gusta que lean en mi interior, que me besen en público o que el resto de personas sepan cómo me siento. Soy, como se dice, muy mía. Pero hoy es un día tan especial para nosotros dos que quiero romper esa barreara de hielo que parece que nos separa para que sepas que, todo lo contrario, estoy deseando estar contigo, abrazarte y besarte. Aunque sé que no lo esperas, pues parezco una reina de hielo.

Me cuesta mucho trabajo saber qué hacer con todo lo que siento, pues es muy complicado sacarlo sin más y, a veces, a solas, mirándonos a los ojos, me avergüenzo de lo que siento y prefiero no decir nada, callarme para siempre. Hacerlo por escrito es mucho más fácil y sencillo, por eso me he atrevido a escribirte esta carta, para que no dudes ni por un momento de todo lo que me gustas y de todo lo que te quiero. Además, te lo quiero explicar bien para que no tengas ni un poco de resquemor.

El día que te conocí lo supe: eras el hombre de mi vida. Luego, gracias a ti y no a mí, acabamos juntos, pero, claro, mi estupidez hace que cada vez que me dediques una sonrisa o un abrazo, yo no diga nada. Perdóname, pero soy yo, no tú. No hay nadie que sea como tú, que me ame como tú y que yo quiera así. Entiéndeme es muy complicado. Ten paciencia y un día todo esto que te narro te lo podré decir a la cara. No está lejos el día en que te diga te quiero.

Dame tiempo, sé que lo harás, pues eres perfecto.