No me arrepentiré jamás

216

Hay amores que dejan una gran marca en lo más profundo de nuestra alma, que aunque nos rompan el corazón, dejan una cicatriz imposible de eliminar que nos recuerda que a lo largo de nuestro pasado pudimos ser felices de verdad, con un amor que nos daba la vida.

Hoy quiero abrir mi corazón y olvidar el miedo, por que pese al dolor, pese a las lágrimas, y los malos momentos que he vivido, no me arrepiento de haberme enamorado como si fuera un niño, entregando por completo mi corazón.

De todo se aprende, y con esta relación, he aprendido el valor de algo verdadero.