No te podré olvidar jamás

213

Hoy quiero escribir unas palabras que sean capaces de inspirar a otras personas, quiero convertirme en un poeta, en un experto de la palabra, que pueda transmitir un sentimiento que lleva mucho tiempo arraigado en lo más hondo de mi pecho, y que cada noche despierta, para hacerme soñar entre sudores, por que desde que te fuiste, sigues viva en mi, en lo más profundo de mi corazón, y todavía no te he podido sacar, como si fueras una enfermedad de la que jamás me podré curar.

Llegaste a mi vida como un ángel caído del cielo, de la manera menos esperada, para conquistarme, para robarme el corazón, y para hacerme comprender que a lo largo de la vida hay momentos en los que vale la pena intentar conseguir nuestros sueños, pues a través de ellos podremos encontrar la verdadera felicidad.

Nuestro primer beso fue algo que siempre llevaré a flor de piel, un recuerdo que aún todavía consigue que mi piel se erice, y que mi corazón comience a palpitar con más y más fuerza. Sin embargo, por bonito que parezca todo esto, llegó el triste momento de la despedida, el momento en el que todo termina, y un corazón enamorado sufre, y se parte por completo de la mitad, llorando lágrimas de sangre que siempre quedarán guardadas en tu memoria.

Pese a que me has hecho mucho daño, siempre habrá un bonito lugar para ti en lo más hondo de mi corazón, por que me has hecho comprender que en ocasiones vale la pena sufrir por amor, para aprender a valorar lo que tenemos, y tratar de mejorar nuestra vida y ser felices.

Me gustaría que pudiéramos volver a ser amigos, ya que sigues siendo alguien realmente especial para mi.

Te sigo queriendo de la misma manera que la primera vez que te vi.