Nuestro pequeño regalo

162

Desde que te conocí, han pasado varios años, sin embargo, desde el primer segundo en el que nuestras miradas se cruzaron por pura casualidad, sentí algo muy especial: algo que me decía que tenía que conocerte, por que nuestras almas serían afines, perfectas la una para la otra, y conseguirían vivir para el resto de la eternidad enamoradas.

¡Y bien que hice en escuchar a mi loco corazón que en ese momento latió con fuerza por ti!,y es que desde entonces no ha hecho más que acelerarse en tu presencia, y de agradecerte que aparecieras de esa manera en mi vida, por que no he sido más feliz nunca hasta ahora, que tengo a una persona como tú a mi lado.

Esta es mi manera de decirte que gracias a lo que compartimos estos atravesando una de las épocas más felices de mi vida, en la que todo parece ordenado, todo está en su sitio, y todo es, simple y llanamente, perfecto.

¡Sobre todo ahora que vamos a ser uno más!, por que desde que me dijiste que en tu interior comenzaba a crecer una nueva y pequeña vida no quedo en mi de alegría. Me muero de ganas de sostener a nuestro pequeño entre mis brazos, por que ahora tendré dos razones bellísimas para vivir y por las que ser feliz.

Espero que puedas disfrutar de la misma manera que yo de nuestro pequeño, un ser excepcional que nacerá y crecerá rodeado por amor.

Gracias por hacerme el mejor regalo del mundo, a partir de ahora estaré siempre en deuda contigo y no habrá manera de que la pueda saldar: por ello quiero entregarte para siempre mi corazón, sin condiciones.

Gracias por hacerme una de las personas más felices del mundo, te debo lo mejor de mi vida.

Te amo.