Nunca es demasiado tarde

113

No hay peor dolor que el de un corazón roto por que ha amado de verdad,

llevo tu nombre en mi pecho, roto por el dolor: conmigo no has tenido piedad.

Pero pese a todo lo que hemos vivido, no puedo más que añorarte,

por que tu risa es mi tesoro, lo mismo que siente el artista por el arte,

y no veo que llegue el momento de volver a enamorar.

A nadie le gusta esperar para que sus sueños sean realidad,

así que lo único que te pido es una segunda oportunidad.

Nunca es demasiado para volver a amar,

para ver el futuro con otros ojos, y aprender a perdonar.

Apiádate de este amor, y déjate conquistar,

por que, mi amor, te juro que, por más tiempo que pase,

jamás te podré olvidar.