Palabras para una hija

palabras para una hija

 

Antes de recibirte ya te esperaba y en cuanto supe que vendrías al mundo, ya me encantabas. No me hizo falta verte nacer para saber que te amaba, que te quería, que lo ibas a ser todo para mí desde ese día.  Y es que ya desde una sola hora antes de verte nacer, habría dado mi vida a cambio para salvarte, habría muerto por ti porque tú eres el milagro de mi vida. Eres mi salvación, mi motivación, mi alegría y mi todo.

Porque has vivido mil y una circunstancias. Te has caído, te has levantado y te has enseñado tú sola a manejarte en la vida mientras me dejas enseñarte, apoyarte y estar a tu lado. Se que siempre en la vida te irá bien porque dentro de ti tienes la fuerza necesaria para seguir adelante, para triunfar y unos genes buenos.

Amo a mi hija y comparto estas palabras de cariño para mi hija porque es esa princesita, esa niña que por muchos años que cumpla seguirá albergando una ternura y una dulzura que nadie más en el mundo tienes. Sigue siempre mis enseñanzas y nunca procures olvidar mis palabras porque aunque no te des cuenta, siempre te serán de gran ayuda. La experiencia es un grado, no lo olvides.

Mi corazón te pertenece, y quiero que sepas que siempre querré lo mejor para ti, a pesar de días malos o de discusiones. Vas a tener el mejor desarrollo posible en todos los aspectos y Dios y tu familia siempre te protegerá. Sé que sabrás usar todas las herramientas y recursos que te damos de una forma inteligente a lo largo de tu vida porque con el amor y con la inteligencia… todo se puede. Ten paciencia conmigo porque sé que a veces puedo ser muy pesada, pero es que te quiero tanto que te daría mi corazón a diario.

Eres la niña de mis ojos, la que me hace seguir adelante, eres esa persona especial, única y tan tierna que daría todo por ti. Te quiero mucho hija mía, nunca lo olvides. Un fuerte abrazo amor.