Pero un día me iré

pero-un-dia-me-ireEsta no es mi última carta para ti:

Hola, mi amor. Estamos sin vernos ya unos días desde lo que pasó. Fue algo que, sin duda, nos marcó a los dos de una manera irreparable y eso hay que solucionarlo. Las cosas nos afectan de una manera distinta a cada uno, pero esta vez ha sido muy duro ver cómo nos ha separado. Creo que la culpa, si es que podemos hablar de eso, ha sido de los dos, pero tú tienes una parte mayor. Yo soy la primera que ha dado un paso, pues te conozco y tu orgullo a veces puede contigo y con nosotros, si es que no lo ves. Así que quiero que sepas, que yo estoy aquí para solucionarlo, para hablarlo y para que pongamos sobre la mesa todas las cartas. No quiero dejarlo contigo, soy feliz contigo y me encantaba nuestra relación hasta hace un tiempo. ¿Qué ha pasado, amor? ¿Me lo puedes explicar?

Yo te dejo que te expliques, que tardes el tiempo que te haga falta, lo pienses, que lo madures y que sepas que esperaré, pero no siempre. Pues si todo sigue así, llegará un momento en que no lo podré soportar de ninguna manera y ya no habrá marcha atrás, ya nada se podrá hacer, pues nuestra relación estará tocada de muerte y yo me tendré que ir, que marchar sin ti, por tu cobardía. Ahora te espero, mañana no lo sé. Necesito que des un paso adelante y que luches  por nosotros, por lo que fuimos y por lo que seremos. ¿Puedes hacer eso por mí? ¿Puedes hacer eso por nosotros?

Te espero, hoy te espero, pero no estaré siempre aquí y mi marcha será el final de todo lo vivido. No dejes que eso pase, por favor. Lo nuestro es maravilloso.