Pero un día me iré

pero-un-dia-me-ire

Para mi amor:

Hoy, al fin, he cogido fuerzas de flaqueza para escribir unas palabras que para nada pueden salir de mi boca sin derramar una o mil lágrimas. Hoy he decidido que no puedo esperar más tiempo para poder decir lo que siento sin que mi mundo de media vuelta y todo se acabe para mí. Hoy he decidido decirte lo que siento para que el futuro no nos agobie. Y, hoy, finalmente, voy a ser fuerte por los dos, para que nuestros corazones sanen y todo pueda volver al principio, cuando todo era fácil y sencillo y cuando nada nos agobiaba tanto como para tener que escribirlo, pues, sino nada en el mundo nos podría destrozar.

Mi amor, necesito que cambies o un día tendremos que dejarlo. Al principio de nuestra relación me prometiste sinceridad y amor, lo segundo me lo das con creces cuando estás a mi lado, pero lo primero se nos ha escurrido de nuestra relación. ¿Cuántas veces me has engañado ya? No he querido ni contarlas, pero son muchas, tantas que nadie en el mundo podría reprocharme que me te dejara en la estacada, solo y perdido por el mundo. Nadie podría hacerlo, pero esta es mi última carta de amor, lo último que te escribo, una señal de atención.

Necesito que sepas que lo estoy pasando mal, que nada en mi vida es correcto sin ti, pero que como no cambies tu actitud y comiences a ser el que eras, un día cogeré mis cosas y me iré sin mirar atrás, pues no te mereces otra cosa por mi parte. Sé que parece un ultimatum, pero es que lo es. No puedo soportarlo más, nuestra vida se agotado, hundido en el mar, todo lo que quieras penar y es por tu culpa. Recapacita y volvamos a querernos.

No te pido más.