Poema sobre un amor prohibido

305

No hay nada que haga palpitar mi corazón con tan intensidad,

que el azul de tu mirada, perdida con tristeza en la inmensidad.

Sé que me amas con locura, y que quieres entregarme tu corazón,

¿por qué no podemos sin más entregarnos a la pasión?

 

Una oportunidad única en la vida, que jamás se volverá a repetir,

dos enamorados, que separados, no van a poder vivir,

sin embargo, presos de esta pasión que no debe de existir,

caen en la más profunda depresión, para la que no hay cura ni elixir.

 

Tu nombre como una flecha de fuego en mi corazón, clavada con profundidad,

conocerte fue culpa del destino: no fue mera casualidad.

Ahora que te he tenido, sé que a tus besos no seré capaz de renunciar,

y prefiero perder la vida, que dejarte sin más marchar.

 

Vamos a vivir el presente, sin miedo, y con las puertas del corazón abiertas,

por que nunca nadie será consciente de lo que me importas.