Quiero bailar contigo

¡Tengo una proposición indecente para ti! ¿La aceptas?

Hay una cosa que me encanta, una cosa que me hace vibrar con cada pequeño paso que da mi cuerpo al ritmo de la música, ya que, desde hace unos años, cuando me siento deprimida o me siento mal, lo único que quiero hacer es bailar. Es algo que aprendí hace mucho tiempo, el mundo puede parecer oscuro, puede parecer que nada puede volver a hacernos sonreír, pero sí hay una cosa que funciona conmigo. Doy un paso en la pista, escucho la música, me pongo a hacer lo que sé y es maravilloso poder sentirme libre de pensamientos, libre de cargas y libre de todo lo que me hace daño.

Así que, hoy he venido a proponerte algo que sé que te hará feliz: ven a bailar conmigo. Sé que de primeras no es un plan que te guste, no es algo que te apetezca hacer, aunque te aseguro que tu vida cambiará por completo, casi sin saber cómo, verás como tus pies van solos, tu alma se reconforta y cada pequeña cosa que te ha hecho daño, deja de hacértelo para conseguir liberarte, para conseguir ser mejor. Te lo prometo.

Ven conmigo, ya verás como  todo será mejor, el baile es algo más que mover pies y manos, es sentir el ritmo de la música, como si algo ancestral nos uniera en comunión a algo que ni conocíamos. Es sentirse bien con uno mismo y con los demás, es el amor en muchos sentidos, en algunos y en todos. La música es algo que siempre nos ha seguido y que ahora nos trasporta. Soy mejor bailando y  tú también lo serás, te lo prometo. Esta noche acepta mi proposición y sé feliz por un rato. ya lo verás. Todo es distinto.