Quiero un abrazo

quiero-un-abrazoEsta es una carta para mis amigos:

Desde hace un tiempo no paráis de preguntarme si me pasa, si estoy bien o si necesito alguna cosa de vosotros. Yo siempre he dicho que no, ya que no podía hablar abiertamente de lo que me pasaba, porque no estaba  lo suficientemente concienciada de que tenía un problema importante, un problema grande que que podría  hacerme daño. De hecho, hasta hace bien poco ni tan solo me deba cuenta, pero fue gracias a vosotros, a vuestras preguntas y preocupación, cuando me di cuenta de que algo realmente estaba pasando, algo que me estaba comiendo por dentro. Pero  lo cierto es que cuando me di cuenta de la verdad, me costó mucho poder aceptarlo.  Tanto, que no quería hablar con nadie, ni con vosotros. Lo siento de verdad, pero a veces las cosas son más complicadas de lo que parecen en un primer momento.

Ahora sé que no hay manera de ocultar que estoy mal, que necesito de vosotros, de vuestro consejo y de vuestro apoyo. Siento haber dicho que no cuando me preguntasteis, lo siento de verás, por eso nosotros somos distintos, nos gustan las mismas cosas. Pero bueno, hay una cosa que necesito con urgencia y que solo vosotros podéis ayudarme con esto. Me hace falta un abrazo, algo bonito que me levante el ánimo, el espíritu y que me recuerde todo lo bueno que necesitamos para vivir bien. Y con vosotros es posible, sin lugar a dudas. Así que espero que con vosotros se me pase todo y pueda volver a ser yo. Gracias por ser mis amigos y por preocuparos por mí, sé que mi llamada de atención será definitiva para que me ayudéis. De este modo que, cuando nos veamos, os contaré todo lo que me pasa por la cabeza.