Si tu quieres

si-tu-quieres

 

Hola amiga,  si tu quieres, déjame simplemente decirte que me tomé el tiempo necesario, esta vez, para mandarte algo más personal. Algo que está dedicado solamente para ti, es una carta un poco corta pero que sirve al menos para decirte lo que pretendo. Es una carta que encierra todo lo que siento por ti, esa amistad tan grande y tan verídica.

Todos tenemos problemas, todos estamos mal, pero quiero que sepas que aquí, estaré yo, desde este lado del mundo. Siempre hay alguien que piensa en ti y está dispuesto a escucharte y a apoyarte, y ese soy yo.

Quizás no pueda hacerlo como quisiera, pero el simple hecho de saber que estoy aquí para cuando lo necesites, sé que te hará bien, porque quiero que sepas que comparto tus pensamientos, tus alegrías, tus tristezas, tus dudas, todos y cada uno de tus temores y que sólo una simple charla o incluso una sola mirada nos permite saber cosas. Nos permite saber que del otro lado, aunque no sepamos cómo somos al cien por cien en realidad, alguien nos lee, alguien nos entiende.

Probablemente no pueda cambiar ni tu suerte ni tu destino, no puedo, pero a veces esto sirve para aliviar tus penas. Quiero que sepas que como amigo, te brindo mi  mano, mi amistad, mi abrazo y mi sinceridad. No olvides nunca que tienes un amigo aquí y que puedo ser lo que siempre añoraste.

Porque cuando pienso en amistad pienso en aceptar los defectos y las cualidades, pero sobre todo los defectos, de una persona. Es como un regalo caído del cielo, porque es compartir todas y cada una de las aventuras vividas con alguien que es importante en tu vida y que si nada cambia, siempre lo será. Una persona sin amigos es como si viviera de lleno en el desierto, eso es así.

Quería que supieras que si tú quieres, puedo ser lo que tú quieras. Puedo ser tu amigo, puedo ser tu alma gemela, pero sobre todo, puedo ser quien esté detrás de ti para apoyarte en lo bueno y en lo malo. Te aprecio, un abrazo.