Siempre presente

229

Nuestra historia comienza a la edad más tierna, y es que el destino supo colocarnos desde el inicio de nuestra vida en el lugar correcto, para que desde el primer día de nuestra vida nuestros corazones crecieran juntos.

Desde nuestra más tierna infancia has estado ahí, me has demostrado que la amistad verdadera que hemos compartido ha sido algo mucho más importante, y que con el tiempo derivó en el más bonito de los sentimientos: un amor puro que durará para siempre.

Supiste robarme el primer beso, que me supo a gloria, y desde ese momento, no nos hemos separado nunca ni durante un solo día, por que mi vida está donde estés tú, y tu vida está a mi lado, es así de simple, pero cuando alguien consigue hacerte feliz con tan solo una sonrisa, ¿que más necesitas?, sé que quiero estar a tu lado para siempre, por que donde tú estés es donde estará mi futuro y nuestra felicidad.

Mi meta en la vida es hacerte feliz, por que cuando te veo sonreír comprendo que eres el amor de mi vida, ya que algo muy intenso se mueve en mis entrañas y me hace quererte de una manera sobrenatural.

Esta carta de amor que hoy quiero escribirte es para darte las gracias por estar siempre ahí, y darme todo lo que necesito en el momento justo, por que no hay nada mejor que aprender de la persona a la que amas.

Me gustaría que pudieras valorar la sinceridad que hay en estas tiernas palabras de amor, por que sé que jamás te había dicho de esta manera todo lo que me haces sentir. De manera que simplemente: gracias, gracias por tu amor y por tu cariño que consigue hacerme cada día el hombre más feliz del mundo.

Te querré por siempre.