Tan frágil

129

Cuando el amor llama a tu puerta ¿qué puedes hacer más que rendirte a sus pies y dejarte llevar por un calor que fluye desde lo más profundo de tu corazón hacia el resto de tu cuerpo?, el amor la medicina y la enfermedad a la vez, pues es capaz de curarnos y de hacer que podamos recuperar nuestra esperanza, nuestra felicidad, y también es capaz de hacer que perdamos por completo las ganas de vivir.

Hoy quiero dedicarte estas palabras de amor a ti, por que llevamos unidos desde hace mucho tiempo y no he encontrado la ocasión de pedirte que eres una de las personas que más me importan, y de las que más valoro, día tras día, su compañía.

Para mi no existe nada mejor que compartir una tarde relajada a tu lado, en la que simplemente podemos charlar y dar una vuelta, sin que nada nos agobie.

Eres tan frágil, tan delicada como una flor, y quiero protegerte de todo mal: quiero que entre mis brazos te sientas como una princesa, alguien a quien jamás podrá llegar a suceder nada malo.

El tiempo te hará comprender el peso que poseen estas palabras por que son más que una declaración de intenciones, la mejor manera que se me ocurre de decirte que te amo, y que me gustaría poder pasar el resto de los días de mi vida a tu lado.

Nada me haría más feliz que poder envejecer a tu lado, compartir cada aspecto de mi vida contigo, por pequeño y diminuto que sea.

Te quiero más que a mi propia vida, cada día que estoy a tu lado comprendo con más y más fuerza que el sentimiento que nos ha unido será eterno más allá de la vida y la muerte.

Nunca te vayas de mi lado.