Te entrego mi corazón

119

Mi querida madre:

Ha pasado tanto tiempo desde que me entregaste el regalo más valioso que una persona puede hacer a otra: la vida, que no hay manera alguna de que pueda devolverte todo lo que me has dado.

Me gustaría dedicarte estas palabras de agradecimiento, por que sin ti mi vida no sería la misma: has estado ahí en los momentos en los que más he necesitado un sabio consejo, y he aprendido que aunque las oportunidades sean complicadas, hay que saber aprovecharlas.

Has sabido guiarme hasta en la oscuridad, y quiero hacerte saber que eres la mujer más importante de mi vida.

Te quiero.