Tu recuerdo me invade

212

Es de noche, la luna se encuentra acompañada de más de mil estrellas,

y yo, tan solo aquí, veo tu dulce mirada refleja en todas ellas.

Alzo mi cabeza al cielo y rezo por que vuelvas para siempre a mi lado,

y consigas curar del veneno del amor perdido a este loco enamorado.

En la oscuridad recuerdo tus besos, tu risa más dulce que la de una niña,

tu piel y tus manos, más suaves que el propio terciopelo,

me gustaría tenerte conmigo, abrazarte: perderme en el aroma de tu pelo.

La soledad es la peor condena que cualquier humano se puede imponer,

pero lo más duro es que mi alma jamás te ha dejado de querer.

Me gustaría que fuéramos pareja de nuevo, que mis ojos te pudieran ver,

y para siempre felices y de la mano fuéramos a ser.