Un amor como no hubo otro igual

139

Nuestra historia comienza un día helado,

triste, azul como el viento, y muy complicado,

hasta que me di cuenta, solo una mirada,

de que hasta la médula estaba yo enamorado.

¿Qué será este veneno que me has dado?,

¿que hasta lo más hondo me ha calado?

Niña de ojos tímidos, cuanto te he esperado,

y ahora que estás aquí, tiemblo, me siento ahogado,

temo hacerte daño y no ser todo lo que tu esperas,

pero me entregaré en cuerpo y alma, de todas las maneras.

¿Mi sueño?, que para siempre tu me quisieras,

y que cada noche a mi lado, dormida estuvieras.

Un sueño que quizá resulte tan absurdo como el amor,

pero algo me une a ti, y me hace sentir el calor.

Una vida has tardado en llegar, pero ahora no habrá color,

que te separe de mi, aunque por siglos sienta el dolor,

de una separación para la que jamás estaré preparado.