Un gran error

177

Mi amor,

La pena me invade y el arrepentimiento es el único compañero que se mantiene a mi lado estos días, arrastro nuestros recuerdos juntos como un peso del que jamás me voy a poder liberar, y es que tampoco quiero, pues esos momentos del pasado a tu lado son actualmente mi único alivio y mi bien más valioso.

Eres el aire que necesito para vivir y llenar mis pulmones, sin embargo, con esta carta quiero reconocer que me he equivocado y he echo mal, pues te he dañado con mis mentiras y mi temor a no admitir que te quiero, que te amo y eres la única mujer con la que quiero pasar el resto de los días de mi vida.

Un error fatal que afecta a lo que sentimos y a la manera en la que vivimos nuestras vidas, pues tu dices que ya no puedes confiar en mi, y yo muero poco a poco, por tu ausencia que me hiere desde la lejanía como un puñal afilado.

Estoy tan perdido ahora que no estás, que no se donde ubicarme, me pierdo y ya no sé donde está el norte o el sur, como un brújula mi corazón quiere guiarme hasta donde tú te escondes, para pedirte perdón, declararte mi amor eterno y pedir que vuelvas a mi lado, por que no sueño otra cosa cada noche que poder volver a tenerte pronto entre mis brazos.

Espero que estas palabras de hombre arrepentido y dolido te sirvan para comprender la gravedad de la situación, y es que si no puedes volver a confiar en mi yo no seré capaz de volver a entregarme a ninguna otra mujer, pues tu te has llevado mi corazón contigo y allí quiero que este se quede, pues no quiero volver a recuperarlo a no ser que sea a tu lado.