Una amistad que no olvidaré

461

Hola amigo:

¿Que tal te trata la vida durante estos momentos?, por mi parte no me puedo quejar, he trabajado muy duro para poder llegas hasta a donde estoy y no me podría sentir más realizado.

Sin embargo, desde que me marché, hay un gran vacío que no consigo llenar: un sentimiento que me acude a la mente día tras día y contra el cual no puedo seguir luchando.

Por que añoro la amistad verdadera que nos ha unido durante tantos años de nuestra vida, así como todos los momentos que hemos compartido y que tengo guardados a buen recaudo en el cajón más secreto de mi memoria.

Esta carta encierra todo lo que siento, todo lo que añoro, todo lo que echo de menos día tas día, por que no sé nada de ti, y me duele pensar que quizás necesites algo, o simplemente estés enfadado por el abandono al que me ha llevado la vida.

En la distancia estoy aquí para apoyarte, para ayudarte, y darte todo lo que necesites, por que quiero volver a ser tu confidente, saber como te sientes, cuales son tus pensamientos, y es que el poder de una simple charla relajada es tal que en ocasiones no somos conscientes de lo mucho que les debemos a nuestras amistades.

No podemos hacer nada para poder cambiar nuestro destino, pero yo no quiero cesar en mi empeño, abandonar mis esperanzas, por que no hay ni un solo momento de soledad en el que no añore todo lo que compartíamos.

La vida te lleva a lugares sorprendentes, pero que dejan de tener importancia cuando lo que de verdad importa es poder compartirlos con las personas que son importantes para ti, y que de verdad te quieren.

Sigues muy presente en mi memoria y te añoro.