Una nueva oportunidad

132

Los seres humanos son sorprendentes, en ocasiones pueden hacerte sentir la persona más importante del mundo, y a veces, te hacen sentir tan mal que parece que la vida ya no tiene sentido.

Hoy, me gustaría poder dedicar estas sinceras palabras que tanto me está costando escribir, a un gran amigo, con el cual he compartido alguno de los momentos más importantes de mi vida, y con el que sé que no me he portado tan bien como me gustaría, por que siempre que me ha ofrecido su ayuda de la manera más sincera, no la he sabido valorar como debería.

Estas palabras de disculpa son para ti, por que estoy arrepentido, no te mereces recibir el trato que te he dado, por que después de tanto tiempo compartiendo nuestra vida, sé que te he fallado, y no he alcanzado a comprender lo importante que resultaba para ti que aceptara tu ayuda, sobretodo en un momento en el que estaba tan perdido y no era capaz de valorar la importancia de todo lo que me rodeaba.

Quiero pedirte disculpas con el corazón en la mano, por que ahora que no estás, ahora que sé que no puedo contar contigo, es cuando más te echo en falta, y más me arrepiento de no haberte demostrado que te quiero de verdad, por que la amistad que nos une es un lazo tan especial como el que comparten los hermanos de sangre.

En muchas ocasiones has estado ahí y me has dado la mano cuando nadie más parecía decidido a hacerlo, por ese motivo quiero decirte que yo estaré aquí para siempre, por que cuando decidas perdonarme y volver, me convertirás en el hombre más feliz sobre la faz de la tierra.

Espero que valores la sinceridad de mis palabras.