Una voz llena de esperanza

122

Esta noche, la luna ilumina mis lágrimas, pero esta vez, estoy seguro de que no es la tristeza la que me hace derramar lágrimas saladas, si no la pura felicidad, por que la mujer a la que amo por fin me ha dicho esas palabras que tanto he ansiado poder escuchar de sus labios, dos simples palabras que son todo para mi: te amo.

Sé que ella es toda mi vida ahora, y que jamás podré olvidar el calor de su nombre en mis labios,la amo para siempre, y quiero estar a su lado durante el resto de los días de mi vida.