Versos en silencio

211

Esta noche la luna y las estrellas serán mi única compañía,

ellas han sido testigo silencioso de mi tierna alegría,

y como el viento, se llevarán esta terrible y lenta agonía.

Como un ángel caído del cielo llegaste a mis brazos,

y con el tiempo mi alma partiste en más de mil pedazos.

¿Qué ha sido de todos nuestros interminables abrazos?.

Me duele el alma, me duele lo más profundo de mi corazón,

pero lo peor de todo es sentir que no estás, y sin ninguna razón.

Tan solo el tiempo será capaz de borrar la tierna huella que has dejado,

sobretodo ahora que eres un fantasma, un recuerdo de un hombre enamorado.

Esta noche yaceré de nuevo en silencio en este, nuestro pequeño rincón,

donde entre susurros, besos, y palabras de amor te entregué mi corazón.

Mi única compañía hoy: las frías paredes de esta lúgubre y vacía habitación.