Frente a frente

frente_a_frente.jpg

Frente a frente es como me encuentro mejor, más cómodo, con una mayor perspectiva de lo que soy, de dónde vengo y a dónde voy. Porque desde el momento en el que te vi supe que tenía que ser para ti. Cuando toqué por primera vez ese cabello sedoso que tienes, cuando enredé mis manos por tu pelo, acaricie tu nuca y me acerqué a ti para ver cómo se alteraba mi cuerpo, mis venas, mis latidos y mi corazón al estar tan cerca… supe que esto era algo importante. Tenerte frente a frente fue el primer paso para mirarte a los ojos, mover mis manos suavemente, acariciarte la barbilla y adentrarme en tu mundo, besarte, rozar tus labios y quererte.

Fue ese instante el que me hizo saber que una vida a tu lado merecería la pena, sin duda. Porque cada uno de esos minutos a tu lado merecen la pena. Incluso cuando te pones frente a mi para decirme cosas malas porque estás alterada, enfadada o simplemente cansada. Porque tenerte tan cerca me hace levitar de la emoción, me hace sentir cosas que nunca nadie ha hecho y por eso me gusta más que nada en el mundo el tenerte frente a frente.

Mis ojos se dilatan, mis sentidos se agudizan y mi corazón se pone a mil por hora. Me pongo nervioso y siento que si me dices cualquier cosa me voy a desmayar, pero desmayar del gusto. Porque has conquistado mi corazón y no hay nada que puedas hacer para destruirlo. Todo lo que viene de tu boca toca mi corazón, todo lo que toca tu cuerpo me llena el alma y todos esos besos que me dan me parten por dentro, me destrozan, me hacen volar. Es increíble poder sentir tanto por alguien como tú y poder tenerte a mi lado.

No puedo esperar más a que después de que hayas leído estas palabras, que volvamos a estar frente a frente y volvamos a hacer lo que mejor sabemos hacer. Besarnos, querernos, mirarnos, sentirnos, tocarnos, escucharnos. En fin, espero que te gusten estas palabras pues han salido directas de lo más profundo de mi corazón. Te amo y me encanta tenerte frente a frente.