No juegues conmigo

no juegues conmigoLo que ves en la foto basicamente  es el corazón que yo en su día, te entregué. Lo hice de forma ciega, altruista, porque pensaba que el amor era real. Bueno y lo sigo pensando, pero con la diferencia de que no creo que todo el mundo sepa de verdad lo que es el amor, en qué consiste y porqué es algo con lo que no se puede vacilar. Se llama corazón y se utiliza para amar, para dar calor, para dar lo mejor de uno mismo, para hacer reír, para abrazar, para hacer sentir. No se utiliza para jugar. Te dedico esta foto y este texto para que sepas que no tienes que jugar conmigo, que no lo soportaré.

Se acabaron las impertinencias, se acabaron esas risas a mis espaldas, esos juegos insoportables de meterse el uno con el otro. Esas ganas innatas de hacer daño…porque parece que vaya en tu naturaleza. No soporto más tener que estar así y aguantar que alguien tome este pequeño y delicado corazón para hacer trizas con él y encima disfrutarlo. Si yo te he dado mi corazón es porque confiaba en ti, porque creo que las personas son de buena naturaleza y porque me interesabas, porque eras genial. Algo ha cambiado y he visto tu verdadero “yo”. Una forma de ser que detesto, que de verdad es que no puedo ni mirar a la cara. No juegues conmigo, no juegues con mi corazón.

Y no hablo ya de soportarlo o no, hablo de que no juegues conmigo o lo lamentarás, y no a modo de amenaza, sino a modo de karma y de cómo te sentirás en un futuro. La gente está para quererse, para respetarse y para no hacerse daño. Que jueguen conmigo de alguna manera superficial pues lo puedo dejar pasar… pero que jueguen con mi corazón, con mis sentimientos, con mi amor… eso nunca. Espero que este texto te ayude a reflexionar y a cambiar esa forma tan ruda de ser, porque ni tú eres así ni yo me merezco ese dolor. Te mando a pesar de todo, un fuerte abrazo, porque seré de todo pero rencoroso, cero.