Sí, mi amor

si-mi-amorEsta es la carta que tiene mi respuesta:

Sé que ha sido muy duro esperar, pero no todo estaba de nuestra  parte. Hace unos días me hiciste una gran pregunta, una tan grande que no había manera de responder en ese mismo momento. Lo que me preguntaste iba más allá de lo que antes me has dicho, no es que fuera una pregunta extraña, sino profunda. Yo tenía que pensar mucho, en nosotros, en lo que había pasado, en todo lo que nos ha pasado durante estos últimos meses. Ya que, cuando te conocí, no nos llevamos bien, fue extraño, muy extraño, comenzar con peleas y locuras similares y que solo hace unos días me preguntaras si yo te quería.

Nunca había pensado así en ti o en nosotros, ya que nunca creí que tu sintieras nada por mí, pues no hay manera de saberlo tras esos ojos que tienen enmarcados el dolor en ellos y lo que no te gusta  parece más que lo que te gusta. Y nunca llegué a imaginar que lo que te gustara fuera yo. Porque tu a mí tampoco me has gustado siempre, al principio, admito, que dije alguna cosa mala sobre ti, sobre tu forma osca de ser. Aunque luego te conocí y cambié de opinión con gran claridad. Tú no eres así, tu eres mucho mejor, una persona increíble que ahora me ama.

Pero, claro, ahora querrás saber si te amo yo a ti. ¿Quieres mi respuesta? ¿Sí? Pes no es otra que… ¡claro que sí! Me encantas, de una manera inimaginable, solo me imagino contigo, a tu lado y con todo el corazón que me has robado. Así que me encantaría estar contigo, y si he tardado ha sido más por miedo que por falta de decisión, pero ya no tengo miedo, te lo prometo. Solo te quiero a ti.