Carta para mi novio de siete meses

Novio mío, llevamos ya siete meses y no hay día que no me alegre por ello, ¡felicidades a los dos!

Sí, digo a los dos ya que también a mí nuestro amor nos salvó. Te salvó a ti, que estabas en un mundo oscuro donde nadie te hacía caso, y ahora, tras estos siete meses juntos también me ha salvado a mí. Era nuestro destino, estoy convencida. Nadie me puede decir lo contrario. Durante mis años de vida he aprendido muchas cosas, tantas que son difíciles de explicar sobre el amor, la amistad, la bondad y todo lo que tiene que ver con nosotros significamos ahora.

Lo nuestro  es una historia magnífica, una historia que no se repetirá así por qué sí. Nos rescatamos el uno al otro de una vida miserable donde el amor no era más que un sueño algo que no siempre venía para siempre. Rompimos nuestra vida en dos en un momento dado y gracias a estos siete meses hemos podido recuperarla, arreglarla y vivirla para siempre felices.

Somos suficientemente buenos el otro con el otro para saber qué ha pasado con el tiempo y con la distancia, que ha pasado con nosotros dos. Ahora que estamos juntos, la magia está patente y no hemos fallado. Más de medio años juntos, mucho más, un mes más. Somos increíbles juntos, mucho más que separados.

En un futuro nos casaremos, seremos felices y todo girará en torno a nuestra familia, que la cuidaremos y la haremos fantásticamente, como somos ahora, incluso mejor, pues estaremos más tiempo juntos, más de estos siete meses que nos han llegado a ser maravillosos. ¡Qué alegría estar contigo y siempre acompañada! Gracias por todo lo que me das, gracias por ser como eres  y gracias tu amor. ¡Siempre estaremos juntos, no lo dudes!