Durmiendo en tu ombligo

Pareja-durmiendo-desnuda_ELPIMA20160131_0009_8

 

Durmiendo en tu ombligo es lo más bonito que puedo hacer, dormir sobre ti, sentirte todo, sentir todo lo que tus entrañas hacen cuando me tienes cerca. Pensándolo así… es una buena forma de ver cómo tu corazón, cómo tus músculos se estremecen al tenerme pegada a ti. También me gustaría llegar a sentir las mariposas que deberían de revolotear en tu estómago, así que no veo nada mejor que asomarme a comprobarlo durmiendo en tu ombligo, sintiendo la piel con piel, sintiendo tus latidos, sintiendo tu respiración a un ritmo imparable y adorable, eso es lo que hago.

Podría estar tantas horas diciendo lo que supones para mi… eres como el agua en el desierto, eres como el chocolate en una bajada de azúcar, eres mi pasado, mi presente y lo mejor y más importante, eres mi futuro. Me siento con la mayor de las seguridades cuando me imagino a tu lado y no quiero que eso cambie. Tocarte, besarte, abrazarte, hacerte cosquillas o simplemente reposar y descansar mi mente y mi alma sobre ti… no hay nada mejor. Déjame vivir en ti, al igual que tú vives en mi a diario. Eso me gusta, dormir en tu ombligo, estar en tu vida.

Me encantas, como ves no hay nada que me haga más feliz que estar a tu lado y si puedo estar encima de ti, aún mejor.  Eres mi campo de sonrisas, tengo mi corazón abierto desde que te conozco y eres totalmente la aventura de mi mente. El jardín de mi presente te tiene a ti floreciendo cada día, a pecho descubierto, a alma descubierta y no escondo nada. Por ello me gusta posarme sobre ti, descansar y dormir sobre tu cálida temperatura corporal, porque mientras duermes me haces sentir bien. Cuando estás despierto eres lo más, pero incluso durmiendo… me siento con la seguridad de alguien que ama a alguien y que está enamorado hasta los huesos. Me encantas y no quiero enrollarme demasiado, pero no paro de pensar en ti y faltas en el aire, quédate en mi vida. Te quiero y te espero durmiendo en tu ombligo.