Mi corazón se ha vuelto negro

370

Yo era un hombre feliz, de esos con la eterna sonrisa

pero el amor, acabó con mi felicidad: la tiró de una cornisa.

Ella era la más bella, la mas esbelta, un sueño que se convierte en realidad,

y convirtió mi simple vida, en un río incesante de pura calamidad.

Le di todo, mi vida, mi alma, incluso por ella quise arrancar mi corazón,

pero ella no valoró mis intenciones, con todo lo que le ofrecí jugó.

Quizás habrán momentos en los que esté condenado a tenerla que olvidar,

pero su nombre todavía, siento como en lo más hondo de mi alma se consigue grabar,

como una pesadilla de la que por más noches que pasen jamás podré olvidar,

quiero tenerla entre mis brazos, por que a ella no soy capaz a renunciar.

Tendré que aprender del tiempo, y poco a poco, sus labios olvidar.